(26-Ene-2015) El Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, señaló durante su participación en el Foro Internacional “Neoliberalismo y DDHH: Hablan las Víctimas”, organizado por la Defensoría del Pueblo y Telesur, que la bandera de los Derechos Humanos es patrimonio de los pueblos que luchan por su liberación, por la justicia, por la redención, por no ser colonia de una potencia extranjera, por la hermandad y la fraternidad.

Durante su intervención en el Foro, Saab afirmó que el neoliberalismo es enemigo de los derechos humanos. “Lo más violatorio a los Derechos Humanos –explicó Saab– es un sistema económico neoliberal; ya de por sí neoliberalismo y Derechos Humanos son totalmente antagónicos, se contradicen, se confrontan, por diversas razones“, y recalcó que para imponer la hegemonía del modelo neoliberal, que lleva consigo el aniquilamiento de los derechos sociales debido a la privatización del acceso a la salud, a la educación, o a la vivienda, se recurre a la violencia, al exterminio de los luchadores sociales y a las masacres.

Recordó que desde los años 50 América Latina vivió el surgimiento de dictaduras militares que sirvieron para imponer un sistema económico desigual, y que en el caso venezolano, la figura que se usó fue la de las llamadas democracias representativas, que, al igual que las dictaduras, aplicaron el terrorismo de estado contra los que protestaban y proponías otra manera de hacer las cosas.

“Venezuela inauguró en los años 60 y 70 –destacó el Defensor– lo que posteriormente ocurrió de manera masiva en Argentina, en Chile, en Uruguay, en Paraguay y en Centroamérica, que es la figura del desaparecido, y la utilización masiva de la violación a los derechos humanos para imponer una política”. Y recordó que durante el periodo de 1958 a 1998 ocurrieron en el país una cifra que va de mil a tres desapariciones forzadas, así como las masacres de Cantaura, Yumare, El Caracazo y El Amparo.

“Todas esas posturas que pudimos ver en Vzla –agregó el Defensor– y se replicaron en América Latina, particularmente en dictaduras militares, tuvieron un objetivo final, imponer un modelo económico y un sistema político donde las élites bancarias, las élites trasnacionales, las élites plegadas al imperio estadounidense, pudiesen hacer a sus anchas en nuestros territorios”.

En cuanto a la visita a Venezuela de los ex Jefes de Estado de Colombia, Chile y México, Andrés Pastrana, Sebastián Piñera y Felipe Calderón, respectivamente, el Defensor del Pueblo señaló que “Venezuela es una democracia que permite que incluso extranjeros, más allá de sus investiduras de expresidentes, lleguen a Venezuela y tengan la libertad de criticar a un gobierno constitucionalmente electo”.

En ese sentido, destacó que “tuvieron la libertad de entrar a Venezuela e incluso atacar a las instituciones del Estado”, algo que a su juicio no hubiesen permitido los gobiernos de Colombia, México y Chile.

El Defensor del Pueblo señaló además que “siendo extranjeros, han venido a Venezuela contratados por un sector partidista opositor, cobrando al público que los ha oído, como si se tratase de un show comercial, característico del neoliberalismo”.

En el foro internacional participaron importantes figuras defensoras de los Derechos Humanos como: Piedad Córdoba reconocida luchadora social colombiana; Carlos Fazio, profesor de origen uruguayo radicado en México; Camila Donato, ex dirigente estudiantil y actual concejal chilena; y la historiadora venezolana Elia Oliveros, víctima de violaciones a los derechos humanos durante la IV república. Junto a ellos, asistieron también numerosas víctimas de violaciones a los Derechos Humanos durante el período 1958-1998, además de otras figuras de relevancia nacional.