(Caracas/23-Jun-2016) En el marco del Día Mundial del Refugiado, la Defensoría del Pueblo, a través de su Defensoría Delegada del Área Metropolitana de Caracas, realizó un foro sobre los derechos de los refugiados en las instalaciones de la Sala de Conciertos de la Universidad Experimental de las Artes (Unearte), en el sector Bellas Artes.

La actividad contó con la participación del representante de la Defensoría del Pueblo ante la Comisión Nacional para los Refugiados (Conare), Álvaro Cabrera; con el Analista y Asesor de la Presidencia del Consejo Nacional para los Refugiados, Julián Fernández, y con el Representante Adjunto del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en Venezuela (ACNUR), Sergio Calle, quienes fungieron como ponentes.

En la jornada, Calle mostró su preocupación por el alarmante incremento de la cifra de refugiados, ya que a mediados del 2015 la cifra total de este sector vulnerable de la población mundial superó el umbral de los 20 millones, “por primera vez desde 1992”.

Asimismo, indicó que las solicitudes de asilo también se incrementaron en 78% en el mismo lapso; llegando a 993.600, mientras la cantidad de personas desplazadas dentro de sus propios países se elevó a casi 34 millones, por lo que afirmó que “si todas estas personas se contarán como la población entera de un Estado, este sería el vigésimo cuarto con más población en todo el mundo”, lo que evidencia, según el ponente, “la crisis que vive en la actualidad el mundo”.

Calle afirmó, que cada minuto al menos 20 personas son desplazadas; asimismo, mostró su preocupación por las personas que viven o nacen en países que les niegan la integración a los mismos, convirtiéndolos, inclusive, en apátridas al negarles la nacionalidad.

Por su parte, el representante de la Conare, Julián Fernández, inició su ponencia con la siguiente reflexión: “Aunque nuestros hermanos refugiados crean que lo han perdido todo, lo que jamás perderán es la solidaridad y apoyo del pueblo venezolano”, subrayando además, que en nuestro país la figura del refugio se concibe como un proceso político humanista, basado en un orden cultural de protección internacional.

Igualmente, explicó que en Venezuela la Conare es la encargada de reconocer el refugio para quienes así lo soliciten o requieran, el cual se regula a través de la Ley Orgánica sobre Refugiados o Refugiadas y Asilados o Asiladas, instrumento jurídico decretado por el legislativo en el año 2001.

Asimismo, subrayó que en la organización que representa opera un proceso de revisión con la finalidad de fortalecer la eficacia de la misma, la cual esperan convertir en una institución de referencia en toda Latinoamérica.

Por otra parte, y en la misma actividad, representante de la Defensoría del Pueblo ante la Conare, disertó sobre lo que significa ser refugiado, y el peso emocional que ello implica, ya que los refugiados han abandonado el país de su nacionalidad, por tener un temor fundado de persecución o de afectación de su integridad; entre otras causas

 “Los refugiados son una población con poca información sobre sus derechos, y las instituciones tienen que hacer un gran esfuerzo para llegar a ellos, en la actualidad se está haciendo un diagnóstico sobre esa población en Venezuela, para constatar la magnitud de la misma, y a partir de los datos obtenidos, contribuir a que se generen las políticas para ese sector”, afirmó Cabrera.

Cabrera también instó al mundo académico del país a realizar trabajos de investigación sobre los refugiados, ya que no existe suficiente material al respecto en Venezuela.

Al finalizar el foro la audiencia disfrutó del Emsamble “Alma Llanera” del Núcleo San Agustín del Sistema de Orquestas Simón Bolívar, el cual interpretó piezas del repertorio de la música popular venezolana como “Venezuela”, “El Porfiao” y “Pajarillo con Chipola”; entre otras Fin / José David Delgado.