(Caracas/31-Ene-2018) Con el objeto de contribuir en la consolidación de una cultura del diálogo como salida para resolver los conflictos que acontecen en las escuelas, la Defensoría del Pueblo organizó el conversatorio “La Conciliación en los Conflictos Escolares”, el cual se realizó en las instalaciones de la Delegada del Área Metropolitana de Caracas, en Plaza Morelos, sector Bellas Artes.

La actividad formativa, dirigida fundamentalmente a docentes, padres, madres y representantes, fue facilitada por la docente, Jildred Blanco, quien en su exposición destacó la importancia de una buena comunicación entre el maestro y el alumno, ya que ello no sólo  coadyuva en una mayor confianza en la relación entre ambas partes;  sino además, permite al docente una mayor precisión a la hora de evaluar y reflexionar sobre determinada situación en la que pudiera estar incurso un estudiante o estudiantes.

Asimismo, la facilitadora hizo un llamado a que “los docentes, padres, madres y/o representantes, enseñen con el buen ejemplo, que sepan escuchar a los niños, niñas y adolescentes, y les ofrezcan respeto, en lugar de imponerles maneras de pensar y sentir, -porque a su juicio- la infancia tiene sus propias maneras”.

De igual manera, Blanco subrayó que “en la conciliación de un conflicto escolar, el mediador debe escuchar de manera activa a ambas partes, no establecerles soluciones al problema planteado; sino dejar que a través del diálogo, de la reflexión, los propios involucrados, encuentren la solución o salida al conflicto”.

La facilitadora también  resaltó algunas de las características que todo mediador debe poseer para concluir con éxito el abordaje de un conflicto escolar, como son: “La empatía, es decir, que el conciliador o conciliadora posea un interés sincero y honesto que le permita situarse en el lugar de los involucrados en el conflicto; la paciencia, es otra de las características que le  ayudará evitar soluciones rápidas, las cuales no profundizan en las causas del mismo”.

“Otras de las características que el mediador debe asumir son la flexibilidad, entendiéndose esta como renunciar a hacer juicios de valor, evitando refutar lo expuesto por las partes en el proceso de conciliación, y por último, se debe tener una actitud coherente entre el discurso y la práctica, ya que el conciliador es un modelo referencial para los niños, niñas y adolescentes”.

Opinan los participantes

Al conversatorio asistieron funcionarios y funcionarias del Ministerio Público, Policía del municipio Baruta, de la Defensa Pública, del Consejo de Protección de los derechos del Niño, Niña y Adolescente, del municipio Libertador, de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad, de la comunidad de la Unidad Educativa Nacional Bolivariana “Niño Simón”, y de de la Unidad Educativa Escuela Parroquial “La Constancia”, ubicada en la parroquia Catia, cuyo representante, el profesor Wilmer Ramirez, expresó su opinión sobre la jornada.

“Este es un tema que se necesita trabajar y seguir abordando, ya que son frecuentes las situaciones de conflictos en las aulas de clases, cuyas causas son diversas; por lo que considero que el abordaje ante la violencia escolar debe ser multidisciplinario, y en este conversatorio, existe el deseo de querer ayudar, y eso se valora”.

Otra de las docentes asistentes a la actividad, Amarilys Guerrera, de la Escuela Misión Barrio Adentro de la Parroquia La Vega, afirmó que “este conversatorio fue oportuno y me permitió aclarar muchas dudas, especialmente porque se me han presentado varias situaciones en la escuela y hemos sido muy precipitados, y a veces no nos ponemos en el lugar del niño o niña por salir del problema, porque estamos apurados o tenemos otra situación, queremos resolver un conflicto rápido, y resulta que no es así, porque cuando nos damos cuenta el problema se ha acrecentado más”.

Finalmente, el Director de la Unidad Educativa Distrital Básica José Gregorio Hernández, Julio César Carrasquel, ubicada en el 23 de Enero, opinó que “excelente la jornada de hoy, muy precisa la información, creo que despejó muchas dudas”.  Igualmente, hizo una  invitación  a los que participaron, a que “la esperanza no se puede perder, que nos centremos en nuestros roles, que tanto los docentes como los padres somos fundamentales para la transformación de este país”. Fin José David Delgado